Mano de santo, por @SrGines

Volvió la Deportiva a la senda de la victoria y lo hizo de forma contundente (5-0) ante un filial pucelano cuyo mayor pecado fue ser excesivamente blando en las dos áreas, cosa que lo locales, en especial Yuri, no perdonaron.

DSC_0091

Isi celebra su primer gol de la temporada.

Gran tarde en El Toralín la de hoy. Si bien el resultado es llamativo por lo contundente, el partido no fue tan fácil como el resultado indica. No al menos en la primera mitad, tras la cual el comentario general en mi timeline de twitter, era que el resultado bien, pero lo demás, meh. Y no les faltaba razón a esos comentarios. Si bien el equipo no sufrió merced al golazo de Isi, que era uno de los que se esperaba que empezara a aportar en la faceta goleadora y se estrenó con un cañonazo a la escuadra imparable incluso para un equipo que juegue con tres porteros, sí es verdad que no estuvo cómodo durante la primera mitad. El Valladolid no acusó el gol, sino todo lo contrario y se hizo dueño del balón aunque no fue capaz de crear excesivo peligro salvo por un disparo lejano que a David se le escapó de las manos y pudo caer en los pies de un rival, aunque su defensa le protegió bien y finalmente pudo hacerse con el cuero. Más allá de eso, el filial estuvo correcto con el balón, intentando mover a una Deportiva que apenas dejó fisuras, pero que tampoco se explayó mucho más en ataque, salvo por un tiro de Isi y un barullo en el área tras un córner, pero la sensación en la grada si bien era que la Deportiva no estaba concediendo, le estaba dejando demasiado control a un Valladolid que, por suerte no lo aprovechó. Y aquí llegamos al, para mi, momento clave del partido. Falta peligrosísima en la frontal a favor de los visitantes (en mi opinión un piscinazo catedralicio). No sé quién es el que la pega, pero le da de lujo, tanto que se estrella primero en el palo derecho de David, que nada puede hacer a pesar de la estirada y después en el izquierdo saliendo rebotada y sin que el delantero que entraba al remate pudiera conectar. Y tras el despeje de la ocasión más clara prácticamente de la primera mitad por parte de los dos equipos se pasa al 2-0 en un contraataque magnífico que finaliza Yuri con la calidad que le caracteriza. En ese momento es cuando el partido se rompe. El topicazo del gol psicológico se hizo mas evidente que nunca.

DSC_0953

Yuri celebra su hat-trick. Segundo balón que se lleva a casa esta temporada.

En la segunda parte los visitantes salieron bien, intentando contrarrestar los dos goles de diferencia y con un cambio arriesgado por parte del entrenador que dio a entender a sus chicos que todavía no habían perdido. Pero aunque ellos no lo sabían el pescado estaba vendido. Tras ese ‘rush’ inicial de los visitantes, la Deportiva decidió tomar las riendas del partido y comenzó un vendaval que hizo jirones a los pupilos de Rivera. Todo a raíz de una falta de entendimiento entre defensa y portero visitante que acabó en un robo de Yuri en la presión para hacer gol. Y es que no hay nada como volver al origen para coger confianza. Hoy se vio a una Deportiva más “presionante” de lo que lo venía siendo en los últimos partidos, mucho más en la línea del comienzo de la temporada. Bien es cierto que el once de hoy con alguna ausencia destacada, es el once que está más en el imaginario colectivo del aficionado deportivista este año. Un once que salvo las bajas es mucho más reconocible y mucho más efectivo. Volver a ese inicio de temporada ha sido mano de santo para una Deportiva peleada con el gol en las últimas tres jornadas pero que hoy encontró, gracias a esa presión adelantada, entre otras cosas, prácticamente todos los caminos expeditos hacia la portería rival. También el excepcional estado de forma de un Yuri descomunal que prácticamente todo lo que toca lo convierte en gol y que cada partido que pasa va aumentando su leyenda con una nueva exhibición como lo fue su tercer gol, con un sombrero espectacular sobre el central y una definición que ya querrían muchos equipos de primera que tuvieran sus killers. Para entonces los chavales del Pucela ya habían bajado los brazos y hasta dio tiempo para que Pablo Espina, uno de los hombres que más dudas ha generado al aficionado en este inicio de temporada se estrenara peinando un saque de falta lateral, que si no me falla la memoria, amén de las faltas directas, es el primer gol en jugada de estrategia que convertimos este año. Así que hoy todo fueron noticias positivas. Yuri sigue imparable, los de segunda línea se suman al festival y hasta metemos en jugada ensayada. Y no sólo eso, vemos un equipo como el que nos encandiló en las primeras jornadas. No hay nada como una goleada para curar las penas y las dudas. Es mano de santo. Un saludo.

Anuncios

Un comentario en “Mano de santo, por @SrGines

  1. Anónimo dijo:

    Bravo machote,,felicidades,yo de mayor quiero ser como tú,,espero que no tengas madre ni hermanas ni novia o mujer,,,,volveremos a la época de las cavernas,,,parece ser que te mola,un mundo de machotes como tú,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s