La Deportiva enseña los dientes, por @SrGines

Venció con solvencia la Deportiva (3-1) a un Sanse que venía invicto y que encajó la primera derrota de su temporada ante un rival que no le permitió ni un ápice y que mostró por momentos su mejor cara de la temporada.

DSC_0148

Yuri abría la lata antes de llegar a los 10 minutos.

13 de 15. Por si hay algún despistado, repito: TRE-CE DE QUIN-CE. Esos son los puntos que lleva una Deportiva que en este inicio de temporada se está mostrando intratable y que ya ha presentado, tras 5 jornadas, su candidatura como rival a batir. Con las máximas precauciones, porque esto es muy largo, pero es innegable que esta Ponferradina ya ilusiona. Superado el primer mes de competición, que se dice pronto, la Deportiva no sólo no ha perdido, sino que ha hecho gala de una solvencia que hacía años que no se veía por estos lares. Y hoy lo volvió a demostrar. Ante el equipo más goleador del grupo, la Deportiva prácticamente anuló el ataque rival, que salvo el gol, un auténtico golazo, no gozó de ocasiones meridianamente claras para batir a Gianfranco. Los primeros 35 minutos de hoy, son, fácilmente, los mejores 35 minutos de fútbol que hemos visto en El Toralín desde aquel Deportiva 3-0 Osasuna de noviembre de 2015. Y creo que no exagero. Velocidad de balón, buenos desmarques, rápida recuperación y por encima de todo, compromiso. Yuri como el gran pistolero que es, hizo diana a la primera. Centro medido de Son y el remate picado del brsileño que se estrella en los pies de Irureta, pero a la segunda no fallaría el ’10’ para poner en ventraja a los blanquiazules. Sólo se llevaban 7 minutos de partido, pero la Deportiva ya parecía una máquina bien engrasada. Y eso que Bolo optó por uno de los onces más ‘conservadores’ de los que le permite la amplia versatilidad de la plantilla. Con Trigueros en el centro para contener las acometidas de un rival que promediaba 2 goles por partido, los de Bolo bordaron su fútbol. Al cuarto de hora, una falta sacada rápido pilló a la defensa ‘en bragas’ y Pichín lo aprovechó para hacer el 2-0. Fútbol y goles, ¿qué más se puede pedir? Poco más, sólo un árbitro valiente. Ya sabéis que no suelo hablar de los árbitros, ni cuando nos benefician ni cuando nos perjudican, pero lo de hoy ha estado cerca la prevaricación. Cuento, a bote pronto, cuatro tarjetas perdonadas o rebajadas de grado, hablo de claras, no de faltas dudosillas sujetas a interpretación. Sobre el minuto 20, no recuerdo exactamente, Carnicer roba un balón al último defensa y encara portería. El defensa le traba. Último defensor. Amarilla. WTF? Al saque de la falta, Irureta le pega por detrás en la cabeza a Yuri y se lía. El brasileño mantiene el tipo mientras el cancerbero le empuja hasta que viene Pichín y le pone las cosas en su sitio. Amarilla para Pichín e Irureta. WTF? En la segunda parte sale Carnicer con el balón y le meten por detrás cortando una contra. Ni amarilla. WTF? Casi al final, codazo a Espina en la cara. Sólo Amarilla. WTF? Tampoco pido 4 rojas, pero las dos primeras son meridianas y las dos segundas, una mínimo de amarilla y la otra es agresión. Pero vamos, que como eso es ajeno a lo que podemos controlar, sigamos. Con todo lo que he dicho ya, pudiera parecer que el partido fue perfecto. No lo fue, ni mucho menos. Con el gol del Sanse, la Deportiva sufrió. Acusó demasiado el golpe y los últimos 10 minutos de esa primera mitad los dominaron claramente los visitantes, que sin hacer claro peligro, empujaron a los de Bolo a meterse atrás.

DSC_0571

Dani Pichín celebra su segundo gol.

La segunda mitad comenzó como había acabado la primera. El Sanse empujaba y obligaba a la Deportiva a meterse atrás, pero eran los locales los que seguían gozando de mejores opciones. Isi remató ligeramente fuera de cabeza un gran servicio de Son, omnipresente todo el partido. Fueron minutos en los que la Deportiva mostró su versión más funcionarial. Más práctica. No hizo un esfuerzo de más, pero tampoco permitió que se inquietara su portería. Fue un trabajo importante de zapa, en tanto en cuanto buscaba una contra con la que poder cerrar el partido definitivamente. No estuvieron finos los blanquiazules buscando un último pase que se resistió hasta el 70 cuando una jugada por banda izquierda y un gran gesto de Yuri tocando o dejando pasar el balón, todavía no sé si la llegó a tocar o no, dejó en franquía a Dani Pichín cuyo primer disparo se encontró con un defensor con Irureta ya batido, pero el rechace volvió a caer en sus botas y el ‘7’ no perdonó por segunda vez. Con eso se cerró el partido. El Sanse tiró de pundonor y no dejó de intentarlo hasta el final, incluso en el 89 gozaría de un buen remate a la salida de un córner, pero a pesar de su esfuerzo, no logró recortar y sí en cambio pudo haber recibido algún gol más en las claras aproximaciones que los de Bolo tuvieron y de las que no pudieron sacar partido. Se vieron, en definitiva, muchas facetas de esta nueva Deportiva de Bolo, más creativa, más conservadora, perfectamente adaptable a las circunstancias del partido. El domingo que viene, nueva salida, esta vez, Coruxo. Un partido siempre complicado, pero con esta nueva Ponferradina que estamos viendo, parece un poco menos. Un saludo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s