¿Qué ha cambiado?, por @SrGines

Venció la Deportiva al Unión Adarve (4-0) en una goleada que recuerda mucho a la cosechada hace apenas 9 jornadas ante también un rival madrileño, el Majadahonda. Y los paralelismos, a decir verdad son bastante asombrosos (e inquietantes).

DSC_0272

Iago Díaz, su especialista de confianza en voleas desde fuera del área.

7 de 9 en siete días. 7 de 9, que debieron ser 9 de 9 si un árbitro con pitido precoz no le hubiera birlado dos puntos al equipo de Terrazas. ¿Qué ha cambiado tanto para que en una semana la Deportiva haya sumado un 116% (que debió ser un 150%) de puntos más que en todo el tramo anterior de liga? ¿Cuál es el truco? ¿Dónde está la cámara oculta? En realidad ¿Ha cambiado algo realmente? Porque como comentaba antes, los paralelismos entre el encuentro de la jornada 4 y el de hoy son asombrosos a la par que inquietantes. Inquietantes si es que el equipo repite el patrón que realizó la primera vez que este año ganó 4-0, ya que hasta el domingo pasado el saldo fue de 5 derrotas y dos empates, si mal no recuerdo. Salvo porque aquel día abrimos el marcador en la primera mitad con gol de Fernando Román en un remate de córner, se puede decir que los partidos son prácticamente calcados. También Yuri marcó su primer gol de aquel día en el primer acto. Aquel día hicimos ocasiones, como hoy. Hubo tramos en la primera parte en la que el Majadahonda nos dominó, como hoy, aunque a decir verdad, el Rayo Majadahonda nos creó bastante más peligro que el Adarve. Yuri las tuvo de todos los colores y sabores y metió dos que pudieron ser alguno más, como hoy.  La segunda parte fue mejor que la primera, como hoy. Y como casi siempre, eso no es nuevo. Marcó Isi en el descuento, como hoy. Como véis demasiadas cosas en común tienen ambos partidos como para no pensar que lo que pasó después no pueda volver a suceder. Creo, y espero que todos ahí dentro han aprendido la lección que el fútbol les ha estado intentando enseñar estos dos meses. Que el equipo siempre está por delante del individuo, se llame uno Pepito Pérez o Juan Palomo, sea uno un dios o la última mierda que cagó Pilatos. Que en el fútbol no se gana con el nombre ni con la supuesta superioridad técnica de la plantilla sobre la del rival, cosa que le pasa a este equipo en el 80% de los partidos. Porque podremos estar de acuerdo en que la plantilla es corta, en que le falta gol, más que gol yo diría creación, pero también, en que está descompensada en ciertos aspectos, pero hay cada banda en este grupo, que la mayoría de veces son los Marines contra el Ejército de Pancho Villa. Pero aún así, tienes que luchar, como mínimo, lo mismo que tu rival. Y es ahí donde la calidad prevalece sobre el solo esfuerzo. Ya lo decía Claudio: “Si no corremos como lo ha hecho el rival, no se ganan los partidos, que no se equivoque nadie”

DSC_0660

Yuri definiendo su doblete.

En cuanto al partido estrictamente, ha sido una especie de montaña rusa. Un buen inicio, con buenas ocasiones y no dejando al rival entrar en el partido. Muy buena presión arriba provocando los fallos del rival. Un pequeño bajón en la primera parte en la que el rival ha dominado, aunque sin peligro mientras que los blanquiazules sí siguieron generando peligro (gol anulado mediante), aunque faltó acierto. Una segunda mitad con una salida fulgurante y en la que hubo el acierto necesario para dejar encarrilado el partido en el primer cuarto de hora. Después de eso, la Deportiva bajó el ritmo, ya no le hacía falta más y el Adarve se fue a buscar el gol de la honra, lo que hizo que dejara muchos espacios a su espalda que se conviertieron en ocasiones claras de gol para los nuestros, algunas anuladas por milimétricos, si es que llegaban a serlo, fueras de juego. Al final, Isi cerró la cuenta con un buen gol y una no tan buena celebración, que le granjeó los pitos de un sector del respetable. Mala acción de Isi, que por otra parte ya se ha disculpado en rueda de prensa y en redes sociales y por mi parte, pelillos a la mar. Lo importante es que al final, la de esta semana es la línea que tiene que seguir el equipo. Y el objetivo está lejos y parece inalcanzable, pero hay margen suficiente, si el equipo sigue así. Volverán las derrotas, es inevitable, pero hoy estoy algo más animado que hace siete días cuando escribí la última vez. Veo que el equipo ha reaccionado. Espero no volverme a equivocar en mi sensación. Un saludo.

P.S.: Se habla poco de la solidez defensiva que le ha dado a este equipo la entrada de Román y Saúl en el once. A ver si lo comentamos en el podcast, que esta semana esperamos poder juntarnos para hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s